domingo, 25 de marzo de 2012

ALISTANDO LOS HUEVOS DE PASCUA ♥

Desde hace muchos siglos los cristianos católicos consideran al huevo como el símbolo de la resurrección de Jesús y señalan que es una tradición de la iglesia de oriente.
“Los huevos son símbolo de la tumba, que con la resurrección de Cristo ha sido rota como cáscara de huevo. Sus colores de arco iris nos recuerdan la alianza que Dios hizo con Noé y la promesa de Dios a todas las criaturas sobre la tierra. La búsqueda de huevos es el modo acostumbrado de celebrar a las mujeres que llegaron a la tumba para embalsamar el cuerpo del Señor. El ángel brillante en sus vestiduras les preguntó: "¿Por qué buscan entre los muertos al que está vivo? ¡Cristo ha resucitado!".
Ahora bien, ya desde antes el huevo de Pascua aparece en el Sedear pascual, es decir, en la Cena de Pascua Judía, como símbolo del corazón duro del faraón RRemasesII, que no permitía salir al pueblo hebreo de EEgiptano
¿Y el conejo? Señalan ciertos católicos que según una leyenda vinculada a a Biblia había un conejo en la tumba de Jesús y cuando éste resucito, el aanima litoal verlo salió corriendo a dar la noticia y como los conejos no pueden hablar, se le ocurrió que si les llevaba un huevo pintado, la gente comprendería su mensaje de vida y alegría.
Otras fuentes afirman que el huevo simboliza los cuatro elementos de la vida. La cáscara representa la tierra; la membrana, el aire; la clara, el agua; y la yema, el fuego.
Por otro lado, En aquella época la Iglesia no aconsejaba el consumo de huevos durante la Cuaresma. Sin embargo, las gallinas seguían poniendo huevos, ajenas a preceptos ni normas religiosas. Tirar los huevos hubiera sido un pecado. De tal forma, que no quedaba más remedio que guardarlos. En unas semanas se conseguía una sobreabundancia de huevos a los que había que dar salida.
El domingo de RResurrección, primer día en el que este precepto ya no rige, se convertía en la fecha señalada.Y qué mejor que compartir o regalar los huevos que no se habían consumido durante la Cuaresma. De esta forma, fue naciendo una costumbre.
Ofrecer una cesta de huevos frescos era sin duda un magnífico detalle, pero si además los huevos se coloreaban o se pintaban se convertían en un auténtico regalo.
En el siglo XI la Iglesia bendecir la costumbre de regalar huevos como símbolo de resurrecciónn a la salida de la misa de Pascua.
Sea como fuere, el huevo tiene una gran importancia como símbolo de la Pascua que coincide con el inicio de la primavera, lo cual no es casualidad. En primavera, la naturaleza sale de su letargo, iniciándose un nuevo ciclo vegetal. Es el despertar a la vida. Si esto lo trasladamos al terreno espiritual, la Pascua representa una nueva vida que culmina con la la resurrección. Teniendo en cuenta que el huevo desde siempre ha simbolizado la fecundidad, la vida y la renovación, la asociación Pascua, Primavera y Huevo, no puede ser más exacta.

No hay comentarios: